miércoles, 5 de agosto de 2015

Citas de libro : PERSUASIÓN - Jane Austen



Empezaré esta sección con una cita de la novela Persuasión, que es una de mis favoritas de Jane Austen, y mas que una cita, es la carta que le escribe el Capitán Wentworth a Anne... ¡que más romántico y tierno que esta declaración de amor!
Esta novela tiene dos versiones en el cine. 
En el año 1995 cuya película vi, quedando tan encantada que corrí a comprar el libro. Me fascinó la historia de amor y sus personajes, la delicadeza de Anne, el carácter del Capitán... el amor de ambos. Esta es una novela muy intensa, llena de sentimientos...
Si bien esta versión es mas apegada a la novela, no por eso me gusta menos la que hicieron en el año 2007. También me gustó a pesar de no ser tan fiel a la novela, pero ambas versiones tienes su pro que ha hecho que estén dentro de mis favoritas.
Recomiendo leer la novela (que es más bien corta) y ver ambas versiones para empaparnos de puro y buen romanticismo...


&&&&&&&&&&&&&&&&

“No puedo soportar más el silencio. Debo hablar con usted por cualquier medio a mi alcance. Me desgarra usted el alma. Estoy entre la agonía y la esperanza.
 No me diga que es demasiado tarde, que tan preciosos sentimientos han desaparecido para siempre. Me ofrezco a usted nuevamente con un corazón que es aún más suyo que cuando casi lo destrozó hace ocho años y medio. No se atreva a decir que el hombre olvida más prontamente que la mujer, que su amor muere antes. No he amado a nadie más que a usted. Puedo haber sido injusto, débil y rencoroso, pero jamás inconsciente. Sólo por usted he venido a Bath; sólo por usted pienso y proyecto. ¿No se ha dado cuenta? ¿No ha interpretado mis deseos? No hubiera esperado estos diez días de haber podido leer sus sentimientos como debe usted haber leído los míos. Apenas puedo escribir. A cada instante escucho algo que me domina. Baja usted la voz, pero puedo percibir los tonos de esa voz cuando se pierde entre otras. ¡Buenísima, excelente criatura! No nos hace usted en verdad justicia. Crea que también hay verdadero afecto y constancia entre los hombres. Crea usted que estas dos cosas tienen todo el fervor de  F.W”.

“Debo irme, es verdad. Pero volveré o me reuniré con su grupo en cuanto pueda. Una palabra, una mirada me bastarán para comprender si debo ir a casa de su padre esta noche o nunca”.
(Carta del Capitán Frederick Wentworth  a Anne Elliot)




“Los hombres tienen toda la ventaja sobre nosotras por ser ellos quienes cuentan la historia. Su educación ha sido mucho más completa; la pluma ha estado en sus manos. No permitiré que los libros me prueben nada.”




“Cuando el dolor ha pasado, muchas veces su recuerdo produce placer. Uno no ama menos un lugar por haber sufrido en él, a menos que todo allí no fuera más que sufrimiento.” 



“Si nuestro afecto es recíproco, nuestros corazones se entenderán”







-¡Ah! -dijo Ana-, creo que hago justicia a todo lo que usted siente y a los que a usted se pare­cen. Dios no permita que no considere el calor y la fidelidad de sentimientos de mis semejantes. Me despreciaría si creyera que la constancia y el afecto son patrimonio exclusivo de las mujeres. Yo creo que son ustedes capaces de cosas gran­des y buenas en sus matrimonios. Los creo capa­ces de sobrellevar cualquier cambio, cualquier pro­blema doméstico, siempre que... si se me permite decirlo, siempre que tengan un objeto. Quiero decir, mientras la mujer que ustedes aman vive y vive para ustedes. El único privilegio que reclamo para mi sexo (no es demasiado envidiable, no se alarme) es que nuestro amor es más grande; cuan­do la existencia o la esperanza han desaparecido.

Tal vez fue uno de esos casos en que se sabe si un consejo fue bueno o malo sólo cuando el evento ocurre.



 “No todos nacemos para ser bellos. Es verdad que el mar no embellece, que los marinos envejecen pronto y que, según he notado, pierden enseguida el aspecto juvenil. Pero ¿no ocurre lo mismo en las otras profesiones? Los militares en servicio activo no tienen mejor suerte, e incluso, en las ocupaciones más sedentarias, la fatiga que produce el trabajo rara vez defiende la fisonomía del hombre contra las injurias del tiempo. Los afanes del abogado, a quien consumen las preocupaciones inherentes a sus pleitos; el médico, que se levanta en medio de la noche y va a ver a un enfermo sin importar el mal tiempo; hasta el pastor…­­-Se calló por un instante para meditar qué diría del pastor-. Hasta el pastor, ya saben ustedes, se ve obligado a penetrar en lugares infectos y a exponer su salud. En una palabra, estoy convencida de que todas las profesiones son honrosas y útiles en la ocasión oportuna. Solo aquellos que no dependen de nadie, que haciendo su vida normal son dueños de su tiempo, que se entregan a sus propios afanes y que viven de lo suyo, libres del tormento de tener que ganar más, les es dado gozar de los beneficios de la salud y la buena presencia. Todos los otros hombres, en mi opinión, pierden algo de su personalidad al superar la primera juventud.”










“Los hechos y comentarios que van de mano en mano entre la ignorancia de unas y las falsas interpretaciones de otras dejan por el camino gran parte de la verdad"



Fuente:
(ninguna de las fotos son mi autoría) 
Las fotos y frases se encuentran en los siguientes links