lunes, 4 de septiembre de 2017

Reseña: El año del diluvio - Eduardo Mendoza



Resumen/Sinopsis:
Augusto Aixelà de Collbato es un cacique falangista y Constanza Briones, una monja llena de dudas y buenas intenciones. Fingiendo su participación en un proyecto piadoso de Constanza, Augusto se propone seducirla. En el destino final de esta relación tormentosa participará también la naturaleza, en forma de riada, y una desdichada y pintoresca partida de maquis.

Ficha técnica:
Paperback, 189 pages
Published May 1st 2003 by Editorial Seix Barral (first published January 1st 1992)
Original Title: El año del diluvio
Edition Language: Spanish
También en formato: Kindle Edition





Opinión personal : 


Primera novela que leo de este prolífico escritor y me ha gustado bastante.
Es una historia corta, entretenida, fácil y rápida  de leer, nos cuenta la historia del encuentro entre  Sor Constanza y Augusto, dos personas de mundos y almas diferentes,  se encuentra  ambientada en la postguerra civil española .

Una novela que nos habla de las debilidades humanas vistas a través de Sor Constanza quien ha optado por seguir la vida monacal, por lo que es  una mujer ingenua, pero por su rango de administradora del Hospital del pueblo, es una mujer práctica y eficiente. Es una buena conversadora con pensamientos  muy terrenales que sutilmente tienen un dejo de ironía y que sacan alguna sonrisa.
En esta historia ella se anima a solicitar ayuda para su proyecto de convertir el Hospital en un Hogar de ancianos y para ello acude  a don Augusto un solterón rico que tiene en su haber muchas propiedades y una colección de arte, pero sin saber que es un conquistador empedernido, un tenorio que no dejará pasar la inocencia de la monja, así que entre paseos, conversaciones y pretextos (por parte de él) de conversar sobre el proyecto del hogar para ancianos, logra conquistar el corazón de la racional monja, sin que ella se dé cuenta la hace perder la razón  ante la pasión que le ofrece, Sor Constanza se sumerge en esta aventura pasando por alto sus convicciones y juramentos, se da cuenta que está “pecando” pero aun así no da pie atrás, se adentra en este mundo prohibido para ella con mucha culpa pero también decidida a continuar con esta pasión, vuelve a la finca de Augusto  con la intención volver a encontrarse con él, pero en el camino  se ve envuelta en una aventura junto a un bandolero que le impide encontrarse con su amado.
Hacia el desenlace de la historia, la encontramos en el final de su vida, enferma de gravedad.
Ha vivido una vida monacal llena de trabajo y merecimientos, ocultando a todos la locura cometida, viviendo con la culpa que la ha acompañado toda su vida por  su enamoramiento por el embustero y donjuanesco Augusto.
Encuentra en su joven médico a un confidente que le ayuda a cumplir sus últimos deseos, siendo sus últimos pensamientos al mujeriego a quien entregó su corazón.

He leído que E. Mendoza es un escritor irónico, divertido y hábil para la sátira lo que aquí se deja ver un poco entre líneas, aunque creo que esta novela tiene mucho de melodrama romántico y lo que lo salva de ser una telecebolla es el carácter práctico y frío de Sor Constanza con que asume su realidad, como vuelve a la cordura y a su vida cotidiana logrando un final seco y carente de cursilería lo que le resta a considerar esta novela como una historia de amor malogrado, sino que pasa a ser una historia sencilla y sin grandes pretensiones pero ingeniosa. 

Mi primer encuentro con este autor ha sido satisfactorio, me ha gustado la historia y su desenlace, también me ha gustado  Sor Constanza que es un personaje encantador, y Augusto no carece de encanto a pesar de ser un tenorio insensible. Es una historia corta que se lee rápido y que entretiene.


4/5